Sígueme en twitter

viernes, 14 de agosto de 2015

"El amor es un satélite suicida"


A veces quisiera tener el cuerpo lleno de teclas,
para saber si de mí puede nacer una sinfonía.
Solo siento silencio.
Corcheas mudas en un paisaje en el que no brilla la clave de sol.
Ni siquiera puedo sostenerme en el abismo.
Abro canales en mi voz,
porque gritar es explotar la sangre a favor de la distancia.
No me encuentro en el espejo.
Háblame,
quiero saber más de ti.
Te invito a una cerveza,
pero no hace falta que te quedes a dormir.
No hay sitio para más demonios.
Un nido de telarañas se ha coronado en mis rodillas,
porque llevo tanto tiempo suplicando que no recuerdo
que significa mantenerse en pie.
El orgullo es una patria herida.
Y yo sin mar.
Me visto de sal para no lucirme en carne viva.
Mi pasarela es el abandono.
Declárame la guerra otra vez.
Quiero ser bélica para alcanzar mis metas.
Explotar las arterias de esta nación perdida
que soy yo.
Ser Bansky en las murallas de mi propio ego.
La suela de mis zapatillas huelen a Madrid,
y escupo al suelo para tener mi propio cielo.
En el que no estás tú.
Puta sombra de escombros suicidas.
Veo atentados ciegos con bombas de luces.
Bajo la persiana de tu oscuridad,
porque me estoy temblando los miedos.
De abrazarme a ti,
y enamorarme de tu huida.
A veces saltamos tan alto,
que nos olvidamos de lo que puede doler la caída.
Cuando llevas toda tu vida subiendo escaleras,
no aceptas la idea de tener que volver a bajar.
Y así,
la vida.
Fumando estrellas.

Y yo sigo sin brillar.




Icarpena

3 comentarios:

  1. Magistral. Podría leerte durante horas sabiendo que no me cansaría.
    "De abrazarme a ti,
    y enamorarme de tu huida."
    Hay versos que son puñales.

    Un abrazo fuerte,

    Daw

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con Daw.

    Me siento identificada con esta entrada; con el caos, con el vacío, corcheas mudas.

    Supongo que a veces hay que incendiarse uno mismo para volver a brillar. No esperar a que otro meteoro choque con nuestra órbita.

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Pero este poema si que brilla.
    Y mucho.
    Casi más bien deslumbra.
    Como las verdades.

    Un beso fuerte (:

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas