Sígueme en twitter

domingo, 12 de abril de 2015

"Límites"


Una nube de polvo abraza todos los retales de mi cuerpo.

Demasiada ceniza,
las colillas guardan más besos sinceros que las bocas que un día
pude besar.

Hace tiempo que no sobra cena para los demonios.
Me atormentan por la noche con sus dientes,
hablando de pasados que triunfaron por encima del bien
y del mal.
Cuentan historias de héroes ciegos,
princesas con anorexia nerviosa,
brujas que envenenaron sábanas con sudor.

Me regalan libros de poesía que niegan la luz del sol.

Insultan a las flores que ennoblecen la alegría
y provocan atentados suicidas en mis bolígrafos.
Exigen una carnicería,
adoración a la tabla periódica de los corazones.
Radio y yodo en los desayunos.
Me secuestran el amor cuando la narcolepsia es demasiado agresiva.

Pero yo no tengo comida.
No comprenden que la cena nunca está servida.
En la mesa los platos vacíos cantan al son como una tribu perdida.
Mendigan migajas de pasión,
celos por una mirada furtiva,
piel virgen de la decepción que causa el peso de los años.
Reclaman un alma que les haga vibrar su esqueleto de mármol.

Y yo sólo espero que alguien me pinte la luna en las rodillas
para que besar el suelo signifique follar con las estrellas.



Icarpena

2 comentarios:

  1. Hay mucho de lo que podría hablar en esta entrada, pero me quedo con eso de "las colillas guardan mas besos sinceros que las bocas que un día pude besar". Ojalá solo guardasen besos, acallan sentimientos, oprimen corazones. Lo que es capaz de esconder el humo.

    Tus entradas son estupendas, me hacen pensar :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Qué grande el final, me ha encantado.

    No tengo nada más que decir, me quito el sombrero por esas últimas palabras ^^

    Besos

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas