Sígueme en twitter

sábado, 25 de abril de 2015

"Principios de gravedad"


Dime como te llamas
y te diré mi destino.
Porque está claro que se ha escrito junto a ti.
Aunque le bailes al pasado
yo toreo tu presente.


Estoy ansiando tangos de futuro contigo.


Porque bajo esa fachada de hielo,
hay un cerezo que vibra.
Sé que se derriten tus piernas
y estoy encantada de lamer cada uno de tus helados.
Dicen que si dices con quien andas
te dirán quien eres.
Si caminas conmigo, 
prometo no darte ningún mapa.
Porque los caminos son la soga que acompaña
al eterno enemigo del tiempo.

Desnúdate,
seamos dos Eva que quieren ocupar la tumba platónica
de Blancanieves.
Mordamos manzanas para convertirnos en Newton
y demostrar que no existe gravedad cuando nos follamos con ganas.
Porque ser tu enemiga
es mejor que hacer cola para tener que chupar los pies
de un corazón que ha nacido herido.
Y yo,
nunca he creído en las reglas.
Porque para decir que has vivido,


tienes que morir en el intento.


Icarpena

domingo, 12 de abril de 2015

"Límites"


Una nube de polvo abraza todos los retales de mi cuerpo.

Demasiada ceniza,
las colillas guardan más besos sinceros que las bocas que un día
pude besar.

Hace tiempo que no sobra cena para los demonios.
Me atormentan por la noche con sus dientes,
hablando de pasados que triunfaron por encima del bien
y del mal.
Cuentan historias de héroes ciegos,
princesas con anorexia nerviosa,
brujas que envenenaron sábanas con sudor.

Me regalan libros de poesía que niegan la luz del sol.

Insultan a las flores que ennoblecen la alegría
y provocan atentados suicidas en mis bolígrafos.
Exigen una carnicería,
adoración a la tabla periódica de los corazones.
Radio y yodo en los desayunos.
Me secuestran el amor cuando la narcolepsia es demasiado agresiva.

Pero yo no tengo comida.
No comprenden que la cena nunca está servida.
En la mesa los platos vacíos cantan al son como una tribu perdida.
Mendigan migajas de pasión,
celos por una mirada furtiva,
piel virgen de la decepción que causa el peso de los años.
Reclaman un alma que les haga vibrar su esqueleto de mármol.

Y yo sólo espero que alguien me pinte la luna en las rodillas
para que besar el suelo signifique follar con las estrellas.



Icarpena

sábado, 11 de abril de 2015

"El oficio de mis manos"


Esta tarde, he tenido la oportunidad de ir a ver una exposición sobre el arte de hacer papel marmoleado en la imprenta municipal de Madrid.
Muy pocas personas conocen esta técnica.
En Japón era conocido como "Suminagashi" o "tinta negra que flota"; en Turquía se conocía como "Ebrû" o "la pintura de las nubes"; y en España como "Marmoleado" o "Jaspeado".

A medida que ibas viendo la exposición, tenías la oportunidad de contemplar un vídeo en el cual un señor mezclaba con absoluta delicadeza las tintas en un recipiente lleno de agua densa. En él, dibujaba con un pincel delicadas formas que más tarde, quedarían adheridas en el papel.

Mientras mi madre y yo observábamos el vídeo, detrás nuestra una mujer no solamente observaba, ADMIRABA lo que ese señor era capaz de hacer con las manos.

Entablando conversación con esa señora, ella me ha mirado y me ha dicho:

-Mi padre ha trabajado toda la vida para Loewe como sastre. Me encantaba verle trabajar, porque no había nada más bonito que ver la pasión con la que hacía cada pedido, pues no era solamente un trabajo, sino un oficio.
Ahora con los años, las personas no nos preocupamos por aprender un oficio. Estamos tan ocupados en estudiar una carrera que al final, cuando quieres encontrar tu sitio, te das cuenta de que no tienes lugar. Por eso a mi padre no le preocupaba que su empresa cerrase, porque sabía que el día de mañana con su oficio, podría ir a cualquier parte.

Con esas palabras la señora me ha hecho reflexionar y lo único que puedo decirle es que lleva usted toda la razón.
Hoy en día creemos que por tener una carrera, podemos llegar a lo más alto. Y con el tiempo (y más los tiempos que corren), te vas dando cuenta que en realidad, no somos nadie.
Estás cuatro años de tu vida estudiando, llenando tu cabeza de conocimientos y cuando llega la hora de la verdad no te necesitan, porque sabes de mucho, pero no algo preciso.

Me doy cuenta de que nuestra generación está perdiendo no sólo el valor, sino el respeto de aquellos que hacen de su trabajo un oficio y de su oficio una pasión. Ya sea fontanero, carpintero, electricista... Esas son las personas que pueden llegar a donde ellos quieran. Porque no hay nada más importante que saber lo que haces.

Generalmente los oficios suelen ser de carácter familiar, se pasa de generación en generación, y es así como mayoritariamente aprendes a valorarlo. Tampoco soy partidaria de imponer a tus hijos su futuro.

Si tengo que sacar algún tipo de moraleja sobre todo lo que me ha dicho esta mujer, es que desde que somos pequeños, nos enseñan a ver el trabajo como una obligación, como algo que nos alienan y nos lleva a sentir que es un castigo.

Hoy por hoy, y por lo que he estudiado y me queda por estudiar; sueño que algún día alguien quiera enseñarme un oficio sin verme como una carga, sino como un futuro que cada vez está más cerca. Porque al fin y al cabo, el futuro es hoy.
Y si algo puedo pedirle a la vida, es poder sentirme realizada en mi trabajo.

Ser feliz con el oficio de mis manos.


Icarpena

miércoles, 8 de abril de 2015

"Mi punto a parte"


He dejado atrás el hacha que separaba mi boca de tus besos,
hemos abandonado los caminos que nos llevaban a la cordura. 

Ahora que no hay trincheras,
estoy feliz de ser contigo etérea en una cama vacía de dudas.

Sólo hay domingos de abrazar el horizonte que conquista tu calma,
abrir los ojos y observar,
que estoy a salvo si tengo tu respiración en mi almohada.
Y sé que cada día puedo volver a ti,
porque en tu pecho está mi casa.
Que el hogar no son piedras sino hechos,
mi hogar es lugar donde construyes el amor sin esfuerzo.

La verdad es una pluma que viaja con ida y vuelta abierta,
quiero escribirte mi verdad en todas las coordenadas de tu cuerpo.

Sabes que leer alimenta mis destrozos,
gracias por darme de comer con la poesía que brilla en tus ojos.

Por ser valiente
y abandonar la rutina de no ir a ninguna parte.

El reflejo de tu sonrisa es mi punto a parte.




Icarpena


Reminiscencias

Mariposas