Sígueme en twitter

sábado, 14 de marzo de 2015

"Mírame"


Hay demasiada tierra en mis ojos.
Ha crecido hierba en la memoria
pero no huele a primavera.
Marzo termina,
la lluvia viene de paso
y no dejo de sentir el aliento del invierno en mi cuello.

Sé que no tengo las manos limpias.
En mis uñas hay restos de un pasado de aguas turbias.
En los acantilados se respira canciones para encontrar el camino,
el hogar que nunca llega.
Se han abierto heridas en las olas.
No se puede llorar,
no hay luto ni clemencia.

A lo lejos hay un eco que me busca,
me encuentro aislada de un suspiro.

Se me escapa.

No tengo patria viva
ni bandera.
El pecho se me parte.
El mar que viene y va,
la playa condenando a su arena.

No se puede llorar,
no hay luto ni clemencia.

Uñas rotas,
sangre fría.
No quiero beber más de esta utopía.
Mirarte a los ojos y no encontrarte.

Y yo huyendo de ese eco que me busca por todas partes.
Los puentes me llaman para cruzarlos,
siento que no hay tiempo para más amaneceres.

Tú eres el mar,
yo la tierra.
El cielo que nos separa es nuestra guerra.

No quiero batallar en contra tuya,
no me representa tu condena.

Exigir no es vivir,
vivir no es sobrevivir.
Estoy desnuda frente a ti.

Hablemos para escucharnos,
deja de lamer tu piel en llamas.
No seas juez ni verdugo,
no me arrastres al silencio tuyo.
Permítete vivir sin aplastar mi vida.
Sin pensar en los desiertos,
aquellas dunas de mentiras.

Encuentra el mar,
canta conmigo para volver a casa.
Vuelve a ti para recuperar tu voz.
Estoy aquí.


Mírame.

1 comentario:

  1. A veces, aunque nos atrevamos a mirar a los ojos a quien estamos esperando, esa persona ha puesto una venda en su mirada, y es imposible hacer coincidir las pupilas.

    Besos

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas