Sígueme en twitter

viernes, 20 de febrero de 2015

"Luis"


Anoche estuve hablando con mi ,madre y recordé, sin saber por qué, la época en la que trabajaba en Vips.
Fue el peor inicio en el mundo laboral que tuve: demasiada competencia, poco compañerismo, egoísmo...
En su momento me daba rabia, a día de hoy comprendo que solamente eran personas quemadas, que temían por su trabajo y que no tenían donde ir si les echaban.
No me llevé ningún amigo.

Pero siempre me acordaré de un hombre, con el que cada día me sentaba a comer.

Un hombre callado, educado, no se metía con nadie.
Comer con él era aprender cosas de su cultura, de su país y de todas las cosas que había hecho en la vida.
Él era peletero, tan bueno que todos en el trabajo le pedían arreglos y recados.
Un día le confesé que me sorprendía que un hombre como él estuviera en un sitio como este.
Me explicó que toda la experiencia que tenía de peletería en su país aquí no le servía de nada, y tuvo que empezar de cero.
Le admití que le admiraba.
Muy serio me miró y me dijo:

-Irina, tú eres joven y estás a tiempo. Termina tu bachiller y estudia, sea lo que sea, si te gusta, estudia. Pero no dejes nada a medias.

Porque sino serás como yo: un hombre que por querer hacer todo, nunca hizo nada.

La última vez que hablé con él le animé a que buscara un local para montar un negocio y me reconoció que ya había mirado precios.

A día de hoy, han pasado tres años y no he vuelto a saber de ese hombre.
Me hubiera gustado decirle que después de repetir tantas veces tengo bachiller, que voy a terminar un grado superior y que mi próxima meta será ir a la universidad, como hicieron sus dos hijos.

Luis, sé que no vas a leer esto. Pero ojalá supieses lo que tus palabras significaron para mí. 

Ojalá tengas tu local y no sigas quemado, como si no valieses nada, en esa mierda de franquicia donde todo lo adornan con una sonrisa y muchos meses no os pagaban el sudor de vuestra frente.

Anoche mis buenas noches fueron para ti.







Icarpena


2 comentarios:

  1. Increíbles palabras para un gran hombre. Y es verdad, por querer hacerlo todo, a veces no damos pie con bola.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
  2. Es una pena que intentando dar lo mejor de ti en un trabajo, al final acabes tan quemado que lo único que hagas sea putear a tus compañeros.

    Espero que Luis haya conseguido salir adelante en sus sueños.

    Y espero que tú también los consigas todos ^^

    Besos

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas