Sígueme en twitter

miércoles, 25 de febrero de 2015

"Ajustes de cuentas"

No puedo dormir porque tengo la boca seca.
Porque te sudo a ti
y mi cama apesta a ausencia.
Mi cuerpo huele a la paciencia de no esperarte,
a hojas de calendario famélicas.
Huele a tinta y a corazón,
sangre a cambio de un desnudo.

Mi piel es la armadura que no quieres en tu guerra.

Está el sueño en huelga de hambre
y le pego tiros a mi almohada,
para no pensarte.

Porque pesas más que unas migrañas,
y llevo más de mil noches de resaca, 
por ti.

Icarpena

2 comentarios:

  1. Desde luego, es urgente un reajuste. Hay muchas armaduras por vestir. Y seguro que están buscando nuevas pieles, como de la que tú hablas.

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Cuando el echar de menos se convierte en insomnio y lágrimas, lo único que queda es buscar el sol en medio de la tormenta.

    Besos

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas