Sígueme en twitter

jueves, 6 de noviembre de 2014

"Madrid"


Bastaba con perderse,
dejarse caer por las alcantarillas
y ver el cuarto oscuro que nos esconde Madrid.
Buscar la cara oculta de la luna,
firmar la ira en un billete de cinco euros.

A la orilla de Gran Vía
vuelan los pasos que hemos dado.
Se apaga Callao silenciosamente,
mientras Sol sigue de fiesta.

Me gustaría invitarte a recorrer
la anatomía del Barrio de las Letras.
Así comprenderías la cantidad de parásitos
que alimenta la noche.

Me gustaría bohemizar contigo La Latina,
llorar Sabina,
fumar maría en Lavapiés todos los días.
Y correr detrás del autobús en Atocha Renfe.
Huir a casa,
mañana probaremos suerte.

Buscar en el Retiro algo que no sea muerte.
Jugar a las cartas con el sol,
sentir la hierba estremecerse. 

Y me destierro a Chueca por costumbre.
Con cimientos más sólidos que la esperanza,
no puede haber amor donde sólo hubo caza.
Abrir armarios para dejar volar una condición,
que triste ser libre entre cuatro paredes.

Aquí es donde termina y empieza toda función,
Madrid es una carretera que no tiene salida.

Un epicentro con la memoria herida,
la historia ennegrecida.

Y el arte mendigando poesía.


@Icarpena





1 comentario:

  1. Jo-der. Te imagino leyendo esto en algún garito bohemio, y a mi escucharte con la boca abierta. No me gusta Madrid, pero reconozco que con este poema me has enamorado :)

    Besos callejeros.

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas