Sígueme en twitter

miércoles, 29 de enero de 2014

"Sencillamente tú"


No pudimos competir con el caos de esa tormenta.

Nosotras éramos esa tormenta.

No tenías nombre y yo te llamaba locura.
Para mí no tenías edad
y eras la eternidad en un segundo.

Hay tornados que arrasan ciudades y
tu presencia de viento arrasó mi cuerpo en llamas.

La madera era todo de mí y con tu incendio,
llovieron cenizas.

No bastaba el agua de tus ojos para pedirle una
rosa al invierno.

Porque tú,
sencillamente tú,
eras el infierno.

Y amarte era construir castillos en el ojo del huracán.
@Icarpena

Reminiscencias

Mariposas