Sígueme en twitter

miércoles, 20 de noviembre de 2013

"El peso de la madurez"


Nadie nos enseñó que al andar

tú eres tu propio freno.

La vida es como una autopista
y el camino fácil es el peaje.

Cuando maduras y los palos ya
no son de regaliz,
comprender que cambiar el chicle
por tabaco es asumir que la vida
se paga con sudor
y no con cuatro tazos.

Crecer es entender que los problemas
no son sólo números
y que la matemática del amor es más
complicada que la tabla del nueve.

Que contar con los dedos las deudas
es como pedirle al corazón un préstamo
que con sonrisas no te puedes permitir.

Por eso nadie te enseñó a andar
y nadie te enseñará a ganar.

Solamente querrán que recuerdes,
todo aquello que has perdido.

@Icarpena


2 comentarios:

  1. Es...precioso
    Tu manera de escribir me ha encantado. Las comparaciones son espectaculares.
    Te espero en mi blog. Tienes una nueva seguidora :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Cuánta verdad hay en tus palabras! (por desgracia).
    Un saludo

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas