Sígueme en twitter

viernes, 11 de octubre de 2013

"Los niños de la guerra"


"...el entusiasmo por las pequeñas conquistas, la libertad que nos daba el temor y la angustia de los mayores, la permanente aventura de cada día. Una pasión por descubrirlo todo, la excitante y dramática sensación de estar inmersos en el corazón de la historia. Todo eso no lo sabíamos entonces. Pero ha surgido luego en nuestra reflexión, en nuestro recuerdo, en el análisis de nuestras actitudes y conductas. No creo aventurado afirmar que la nuestra ha sido y es una generación que mantiene despierto el interés por lo nuevo, que vive intensamente lo que tiene a su alcance.
Nuestra infancia fue austera pero rica. Tuvimos una adolescencia y una juventud privadas de las cosas agradables de la sociedad de consumo. Pero, como no teníamos coches, paseábamos. Como no teníamos discos, charlábamos. Como no teníamos televisión, mirábamos a nuestro alrededor. Como no viajábamos al extranjero, recorríamos en trenes incómodos las tierras de España. Luchábamos por conseguir los libros que no nos dejaban leer. Leíamos el teatro que no se podía representar. Soñábamos el cine que algún día llegaríamos a ver.
Y no nos aburríamos nunca"




Josefina Rodríguez Aldecoa, Los niños de la guerra, Ediciones Generales Anaya, 1983

2 comentarios:

  1. Las generaciones de ahora estamos atolondrados, y me meto en el saco, pero peores son las que llegarán después ¿Cómo vamos a acabar?

    ResponderEliminar
  2. Cada día estamos más absorvidos por una falsa realidad escudados tras las pantallas, que como te lo dan todo hecho pues así te evitas pensar y "comerte la cabeza". ¿Dónde quedará la imaginación y la magia por ver "lo de fuera"?

    ResponderEliminar

Reminiscencias

Mariposas