Sígueme en twitter

sábado, 24 de octubre de 2015

"Sufragio de piel herida"

Cuando toqué tu piel,
besé también tu ego.
Un globo lleno de amor propio.
Estaba bien lamer tus defectos,
eso te convertía en cómplice de todos mis pretextos.
Un sufragio universal de heridas,
fuimos a votar como glóbulos rojos
y acabó siendo presidente la mayor hemorragia.
El amor contigo no era democracia.
Quise hacer un bloqueo en el continente de tu espalda
y acabé siendo presa de la política más agresiva de tus verdades a medias.
En tu gobierno no existía la palabra "mentira".
Había por todos los países un manifiesto que ponía en duda la manifestación de todos los sentimientos,
y yo era una emoción suicida.
Así que puse bombas en tu miedo.
En la boca de tu tripa haciendo del corazón los intestinos.
No sabes vomitar el odio sino me castigas a mí.
Entonces es cuando me convierto en úlcera,
me tiño de hernia para hacer gangrena en tu ingle.
Y sufro de órgasmo al ver que no puedes caminar sin mí.
Aplaude mi clítoris con tu derrota.
Es más facil derribar un muro si tienes una cicatriz con forma de puerta.
Si me corto las venas para que vuele en libertad la mariposa que tengo dentro de mí.
Y hago nubes con los párpados
para llover en tu cuerpo.
Borrar toda la sangre menstruada de esta guerra entre hembras.
Yo no soy tu enemigo.
Busca la semilla en la tierra,
encontrarás la voz muerta de un árbol que no pudo ser.
El oxígeno no parido,
porque no te atrevías a respirarme.
Mis pulmones haciendo costillas de silencio.
Sólo somos la ciudad que queremos ser
y si tú no me habitas,
no tengo más que un dormitorio lleno de refugiados que huyen de mi memoria.

Desnúdate ante mí,
ya no puedes ir mejor vestida.



viernes, 14 de agosto de 2015

"El amor es un satélite suicida"


A veces quisiera tener el cuerpo lleno de teclas,
para saber si de mí puede nacer una sinfonía.
Solo siento silencio.
Corcheas mudas en un paisaje en el que no brilla la clave de sol.
Ni siquiera puedo sostenerme en el abismo.
Abro canales en mi voz,
porque gritar es explotar la sangre a favor de la distancia.
No me encuentro en el espejo.
Háblame,
quiero saber más de ti.
Te invito a una cerveza,
pero no hace falta que te quedes a dormir.
No hay sitio para más demonios.
Un nido de telarañas se ha coronado en mis rodillas,
porque llevo tanto tiempo suplicando que no recuerdo
que significa mantenerse en pie.
El orgullo es una patria herida.
Y yo sin mar.
Me visto de sal para no lucirme en carne viva.
Mi pasarela es el abandono.
Declárame la guerra otra vez.
Quiero ser bélica para alcanzar mis metas.
Explotar las arterias de esta nación perdida
que soy yo.
Ser Bansky en las murallas de mi propio ego.
La suela de mis zapatillas huelen a Madrid,
y escupo al suelo para tener mi propio cielo.
En el que no estás tú.
Puta sombra de escombros suicidas.
Veo atentados ciegos con bombas de luces.
Bajo la persiana de tu oscuridad,
porque me estoy temblando los miedos.
De abrazarme a ti,
y enamorarme de tu huida.
A veces saltamos tan alto,
que nos olvidamos de lo que puede doler la caída.
Cuando llevas toda tu vida subiendo escaleras,
no aceptas la idea de tener que volver a bajar.
Y así,
la vida.
Fumando estrellas.

Y yo sigo sin brillar.




Icarpena

viernes, 24 de julio de 2015

"Sobre la hipermetropía que no sabes que tenía"


Me van a subir las dioptrías por intentar mirarte.
Pero no te veo.
No estás,
que no te siento.
Has quemado la tierra
y tu huella salpica directamente al epicentro de todas mis dudas.
La ira disfraza mi boca desnuda.


No te odio.
Paraquéporquédesdecuandoporcuanto.
No se puede contar el tiempo si tienes las manos atadas.
Y las mías están cosidas a ti.


Soy tu marioneta.


Tu sombra se pega a mi sudor,
te huelo por mis axilas,
me araña en las tripas tu voz suplicando clemencia.


Cómo te voy a perdonar si nunca me has fallado.




Porque no estabas aquí.





Icarpena

domingo, 28 de junio de 2015

"Ciudad onírica"


Pertenezco a un lugar sin nombre,
en el que los árboles sangran por las raíces
y bañan la luz de los días que se incendian.

No tengo fe en el calendario.

El horóscopo me dice que compre unos zapatos nuevos
cuando ya me he acostumbrado a mis viejas heridas.
En las cortinas de mi habitación,
sé que existe un ejército de polillas.
Por las noches se encargan de devorar todos mis sueños.

Así nunca sabré cuál es el final de esta pesadilla.

Hay lenguas de color marfil
para camuflarse detrás de los dientes.
Me lamen cuando estoy dormida
y siento la suciedad de los que no saben creer en el mañana.
Cuando mañana, tal vez,
arrancaremos el coche a la primera.
Quizás, puede ser,
me deje volar por el acantilado.

En este lugar sin nombre tienes que comprender
que ya existe un nombre por el que definir los cielos grises.
El humo,
cuando respiras humo,
no queda espacio para tan poco aire.

Ambas sabemos que en esta piscina,
de edificios en ruinas;
no hacemos pie.

Y yo no quiero ser tu talón de Aquiles.

Mírame:

La esclavitud,
no es el silencio.


Si no mantenerse siempre callado.




Icarpena

"Profundidades"


Sé que puedo hacer arte con la belleza de tus ruinas.
Esnifar el polvo de tus heridas,
abrazar tu magnitud.

Tiembla.
No tengo miedo al terremoto de tu piel.
Si quieres me callo
y abrazo cada uno de tus silencios.

Podemos traicionar nuestras dudas,
ser cobardes en la valentía de no dar nunca el primer paso.
Si quieres,
me muerdo el corazón.
Invento la palabra exacta que describa todo aquello que ocultas.
Cuando besas mi hombro,
dejas que vuele de tu boca una mariposa desnuda.

Y yo sin respiración.

En la curva de tu nariz encajan todas las caricias de mi pulgar.
Mientras te derrumbas,
no puedo dejar de plantear cómo hacer para que alcances el cielo.
No sé cual es la mejor opción a elegir
o si este examen ya lleva demasiado tiempo suspenso.
Sólo puedo ofrecerte un peaje gratis hacia mis ganas,
porque volar nunca es suficiente si no están abiertas tus alas.

Hay un candado que brilla,
que tienta.
Y su llave está en el fondo del mar.

¿Te atreves a bucear?



    Icarpena



martes, 23 de junio de 2015

"29 centímetros"


Ella no quiso tocarme el corazón
y yo tuve que pagar los destrozos.
En la barra de un hotel,
a las afueras de esa soledad que no compartimos
yo tenía los pies descalzos,
el pecho en llamas,
la frente emborrachándose de fiebre.
Y ella,
no quiso tocarme el corazón.
Sus ojos sabían definir las despedidas.
Tal vez por eso me quise dejar atrapar,
porque con ella nunca podría encontrarme.
Enterré la seguridad,
deje abierta la habitación del pánico.

Las inseguridades son el disfraz de todos mis miedos.

Allí no estábamos ni tú, ni yo,
lo sabes.
Pero me gustaba imaginarnos despiertas.
No habrá luna que ocupe tu nombre,
ni sombra que abrace la oscuridad de tu presencia.
Hay un silencio que se encuentra por encima de ti,
porque no dejas de esconderte detrás de todas aquellas
cosas que no dices.

Me pesan en la boca los besos que no he dado.
Te los dejo aquí,
como segundo plato.
Ya no necesito que seas el primero.

Después de tanta fiebre
me ha crecido 29 centímetros el corazón.
Tu huella es la cicatriz que más pesa en mis dedos.

Por eso me desangro cuando escribo este poema.







   Icarpena


jueves, 18 de junio de 2015

"Vértigo"



Quiero mirarte
y comprender la altitud de tus sueños.
Capturar todos los mensajes de voz
que hay en el buzón de tu memoria.
Quiero dibujarte una flor en las pupilas.
Abrirte las piernas
y hacer senderismo por tu monte en llamas.
Conquistar las cuatro lunas de tu clítoris,
llamarle Júpiter a tu orgasmo.

La distancia que hay entre tú y yo,
es tan sólo la fina cuerda que mantiene cuerda mi locura frente a ti.

Porque no hay nada más intenso que verte florecer.
Porque cuando me muerdes con los ojos no me arrancas la piel,
tan sólo las ganas de acorralarte entre cuatro paredes
para hacer poesía con mis dedos.

Has clavado tus ojos en mí
y sé que no quiero que dejes de mirarme.
Puede que esta voz te llegue,
allí donde reinas tú,
con este abrazo.
Sé que eres salvaje,
vibras con el magnetismo de tu voz
y ojalá me alcance.
Porque ya me ha atrapado el bucle de tu mirada
y la brillante magia que habita en las palabras que escondes tras de ti.


Tú eres el vértigo.




Icarpena


Reminiscencias

Mariposas